31 octubre 2023

Marco de Impacto Learnlight para transformar la formación corporativa en rendimiento

Desarrollo del talento

Ahora que celebramos el 16º aniversario de Learnlight, reflexionamos sobre las tradiciones globales en torno a la mayoría de edad. De manera similar a estos periodos de transición en la vida, que determinan si el aprecio por nuestra disparidad cultural nos une más o nos distancia, las empresas modernas también deben lidiar con las diferencias lingüísticas, culturales e interpersonales. Dado que nos centramos cada vez más en la diversidad, la igualdad y la inclusión (DEI, por sus siglas en inglés), los entornos laborales dinámicos y multiculturales requieren algo más que un simple reconocimiento de nuestras diferencias: debemos empoderar a los empleados para que sean capaces de colaborar y comunicarse mejor.

Para ello se requiere una formación que, como era de esperar, es cara. Las empresas están sometidas a una presión constante para demostrar su impacto en la cuenta de resultados. Y aunque los parámetros tradicionales, como los porcentajes de cumplimiento, participación y satisfacción ayudan a evaluar el progreso, no dan la importancia que merece a la puesta en práctica de las competencias.

¿Cómo podemos corregir esta dinámica?

Con motivo de nuestro 16.º aniversario, queremos presentaros nuestro método científico para aunar el impacto de los parámetros tradicionales y la puesta en práctica de las competencias: el Marco de Impacto Learnlight que, junto con nuestra innovadora metodología de aprendizaje, Learnlight Empowerment Method™, ayuda a los clientes a obtener mejores resultados empresariales gracias al dominio de la comunicación, logrado a través de nuestra formación en idiomas, interculturalidad y habilidades interpersonales.

Si hablamos de aprendizaje y desarrollo, los responsables de las empresas siempre buscan nuevas formas de reforzar el compromiso de los empleados, no solo cuando se inicia un programa, sino también después, para sacar el máximo partido del impulso inicial o para consolidarlo y garantizar así el éxito del mismo. Para conseguirlo, se suele recomendar que se preparen los canales de comunicación, se elaboren los contenidos adecuados y se aproveche el momento.

Según los estudios, esto se debe a que el compromiso se basa en varios factores:

  • Calidad y relevancia de la formación (p. ej., ¿Los alumnos pueden aprender en cualquier momento y desde cualquier lugar?)
  • Material complementario (p. ej., ¿Los materiales que se proporcionan son útiles?)
  • Profesionalidad general (p. ej., ¿Los formadores anulan las clases en el último momento?)
  • Dinámica de equipo (p. ej., ¿Los formadores saben llevar bien las sesiones de grupo?)

Estos factores, y sus correspondientes parámetros, influyen en el compromiso del alumno en tres sentidos:

  • Cognitivo: el esfuerzo que dedica el alumno a sus actividades y la valoración de los retos.
  • Conductual: la implicación y la asistencia de los alumnos.
  • Emocional: las reacciones positivas, como el sentimiento de pertenencia que se crea.

A su vez, en esta primera fase de medición del impacto, los responsables de las empresas aprenden (1) qué hay que tener en cuenta a la hora de seleccionar un proveedor de servicios de formación, ya que esto puede «enganchar» a los empleados a la experiencia educativa y crear un hábito de aprendizaje y (2) qué parámetros nos permiten hacer un seguimiento del progreso a lo largo de esta experiencia.

Por este motivo, en Learnlight hemos diseñado una premiada plataforma que va más allá y utiliza nuestra metodología patentada (el Learnlight Empowerment Method™). Este método avalado por la ciencia garantiza que estos indicadores de compromiso se tengan en cuenta durante el aprendizaje.

Si los alumnos se implican y se esfuerzan por aprender nuevos conceptos, la reacción inmediata de una empresa podría ser: «¡Por fin llegan los beneficios!». Los responsables quieren saber en qué punto del proceso de aprendizaje se encuentran los alumnos, si progresan con rapidez o si sacan buenas notas. Se centran en los resultados.

Sin embargo, los resultados son tan solo una parte de los parámetros observables del progreso de aprendizaje, sobre todo si tenemos en cuenta que algunas habilidades requieren más explicaciones (teoría) y otras una práctica más activa (práctica), aunque la comunicación exige una compleja combinación de ambas. También es necesario saber cuándo y por qué aplicar esos conocimientos. El proceso de aprendizaje dista mucho de ser sencillo.

Los alumnos necesitan tiempo y un espacio seguro para practicar antes de recoger los frutos. Si no se reconocen los progresos más allá de los resultados, las empresas corren el riesgo de fomentar una cultura obsesionada con el rendimiento y la cantidad frente a la calidad, lo que implica descuidar el tiempo y la seguridad. Además, el objetivo deja de ser la adquisición de competencias y se basa únicamente en rellenar casillas.

Por eso animamos a los responsables a que tengan en cuenta tanto los resultados como la propia eficacia (en otras palabras, a que confíen en que «se puede conseguir»). Fomentar una «cultura laboral más basada en el desarrollo deliberado» dentro de la empresa está directamente relacionado con esto y, a su vez, las prácticas de comunicación saludables sirven para dar ejemplo:

  1. Seguridad psicológica: dar ejemplo de vulnerabilidad y asumir la responsabilidad personal por nuestras carencias.
  2. Mentalidad de crecimiento: aprender constantemente a través de la investigación, la curiosidad y la transparencia, en lugar de juzgar.
  3. Pruebas controladas: experimentos limitados en el tiempo y manejables para cuestionar nuestros prejuicios inconscientes.
  4. Comunicación abierta: en toda la organización, y basada en el compromiso compartido de hacer las cosas mejor.

En Learnlight, nos comprometemos a apoyar estos principios desde nuestro entorno de aprendizaje. Lo denominamos aprendizaje contextualizado:

  • Sesiones personalizadas impartidas por un formador, en las que los alumnos pueden practicar sus tareas (seguridad psicológica).
  • Actividades breves y entretenidas, con feedback inmediato, así como la posibilidad de que los alumnos evalúen todas las actividades y sesiones de los formadores y nos hagan llegar sus comentarios (comunicación abierta).
  • Prácticas de bajo riesgo basadas en situaciones reales, tanto en formato individual como en grupo, por medio de sesiones dirigidas por un formador, pero también con las funciones de la plataforma, como el Learnlight Café (pruebas controladas).

 

Por último, y quizás el quid de la cuestión a la hora de medir el impacto, tenemos los objetivos de rendimiento. Al impartir programas de aprendizaje, lo que se espera es que el progreso de los alumnos se traduzca en mejoras cuantificables de las competencias individuales y de los resultados empresariales. Para ello, es necesario que los alumnos pasen de una aplicación consciente de las habilidades aprendidas a una aplicación inconsciente, en la que las incorporen de forma natural. Esto les permitirá utilizar de forma intencionada sus nuevos conocimientos para mejorar su rendimiento, lo que repercutirá en los KPI y, a nivel individual, en la progresión profesional.

Hay algunas estrategias que pueden facilitar la transición de la aplicación consciente a la subconsciente. En primer lugar, adaptar la formación a las necesidades de cada empresa. Está demostrado que si la formación se imparte dentro del ámbito laboral, es 2,6 veces más probable que los empleados superen los objetivos financieros. Ofrecer materiales y sesiones de formación en un trabajo que promueve el aprendizaje y no solo recompensa los resultados ayuda a los empleados a incorporar estas habilidades. Hay pocos proveedores lo bastante valientes como para centrarse en el rendimiento de esta manera, pero nosotros estamos orgullosos de ser uno de ellos.

«Learnlight no se limita a impartir una formación de calidad, sino que proporciona las condiciones adecuadas para un crecimiento sostenido, creando espacios seguros para equivocarse y fomentando el autocrecimiento». Natalia Jaszczuk, Responsable de Producto de Learnlight

 En segundo lugar, es fundamental que los directivos se impliquen en este proceso. Está demostrado que la proporción entre las competencias adquiridas y las aplicadas en el lugar de trabajo puede duplicarse si los directivos participan activamente. El Marco de Impacto Learnlight fomenta una cocreación saludable de los objetivos previstos con los jefes de los clientes antes de poner en marcha los programas. Esto se convierte en nuestro punto de referencia conjunto para evaluar el progreso, analizar los bloqueos y adaptarnos a las distintas necesidades.

Esta forma de dirigir y supervisar el rendimiento hace que Learnlight sea un partner muy importante para los clientes, ya que proporciona, tanto los empleados como a los directivos de las empresas, los recursos y las funciones de la plataforma más adecuados para superar los obstáculos.

La formación y el desarrollo no solo consisten en formar a los empleados para que se impliquen más, sino también en crear una cultura de aprendizaje continuo que los anime a explorar, experimentar y alcanzar juntos la excelencia.

No siempre es fácil, pero en Learnlight queremos ayudarte. Solicita ya una demostración y descubre cómo hacer que tus programas formativos sobre comunicación tengan un impacto directo en los resultados empresariales con Learnlight.

Share this article

Los Insights más recientes

¿Preparado para una mejor forma de aprender?

Lleva a tu empresa a dar el primer paso hacia un aprendizaje innovador hoy mismo. Estamos deseando formar parte de tu viaje.